Connect with us

Salud

Leucemias agudas representan uno de cada tres cánceres infantiles

* 65% de los cánceres infantiles se diagnostican en etapas muy avanzadas.2
* La citometría de flujo es una técnica que permite la detección y monitoreo oportuno de la leucemia.

Published

on

Ciudad de México, 12 de febrero 2019

En México, cada año se presentan alrededor de 5 mil a 6 mil casos de cáncer en la población infantil y juvenil, de los cuales, el 52% son leucemias3, de acuerdo con el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia.

Desafortunadamente, el 65% de los casos son diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad y los cánceres pueden tener un pronóstico más favorable con una sobrevida más alentadora cuando los diagnósticos son realizados en etapas tempranas, para brindar el tratamiento necesario de manera eficaz y eficiente.

En el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se conmemora el 15 de febrero, el Dr. Pedro Arturo Zárate Rodríguez, médico hematólogo, jefe del Laboratorio Clínico del Hospital Central Sur de Petróleos Mexicanos y Coordinador Médico del área de hematología del Laboratorio Diagnomol, señala que “los síntomas más característicos de las leucemias en pacientes pediátricos son dolor de cabeza, fiebre, pérdida de apetito y peso, anemia, sangrados y moretones espontáneos, dolor óseo y cambios en la conducta habitual”.

Existen diversos tipos de Leucemias, pero son las Linfoblásticas agudas (LLA) las que se presentan con más frecuencia en los niños que tienen entre dos y nueve años; la leucemia mieloide aguda (LMA) es menos frecuente y se presenta entre los 4 y 12 años e impacta incluso hasta la adolescencia.1

Una de las pruebas de detección que más favorecen el diagnóstico oportuno es la citometría de flujo, “técnica empleada por los hematólogos que permite realizar un diagnóstico más preciso de las células que podrían estar enfermas, porque permite la medición de múltiples parámetros celulares para identificarlas mejor: tamaño, forma, complejidad, y expresión de las proteínas de sus paredes, indica el Dr. Zárate Rodríguez.

Esta tecnología otorga la ventaja de confirmar y clasificar las leucemias de acuerdo a las características de las células. El diagnóstico por la morfología y la confirmación y clasificación de las células por la citometría permiten pronosticar de manera más certera el curso del padecimiento, el tipo de tratamiento necesario para el mismo y evaluar el grado de respuesta que cada paciente va logrando, midiendo las células leucémicas residuales hasta, de ser posible, ya no detectarlas.

Con esta técnica se hacen pasar las células u otras partículas en suspensión alineadas de una en una por delante de un haz luminoso. Las señales luminosas detectadas se transforman en impulsos eléctricos que se amplifican y se convierten en señales digitales que son procesadas por una computadora.

En consecuencia, se asigna y grafica cada célula a un grupo específico, con el que comparten propiedades comunes. Una vez que las células de interés han sido distinguidas de los otros tipos celulares, se puede usar la inmunofluorescencia para determinar la proporción o el número de células que poseen un determinado marcador, por ejemplo, el que puedan expresar anormalmente las células cancerígenas.

La citometría de flujo, en detección de leucemias, otorga a quien la realiza e interpreta la prueba, información de las expresiones anormales respecto a las células normales que proliferaron pese a su inmadurez, causando cáncer.

Por otro lado, agregó “la citometría de flujo, la biología molecular y la citogenética son técnicas que brindan información relevante de la célula cancerosa o leucémica y por ello son complementarias. Este método debe estandarizarse, es decir realizarse siempre de manera igual y uniforme en todos los laboratorios de citometría que trabajen diagnosticando y clasificando las enfermedades hematológicas”.

Cada persona que pudiera padecer leucemia u otro tipo de cáncer en México debería tener acceso a una citometría de flujo. El papel que desempeña es muy importante, ya que permite llevar a cabo una evaluación y seguimiento constante de leucemias agudas, leucemias linfocíticas crónicas y otras enfermedades hematológicas; y la determinación de fenotipos propios de la población leucémica. Del mismo modo, se ha demostrado útil en el seguimiento de la recuperación inmune tras el trasplante de médula ósea y en el monitoreo terapéutico de los pacientes con dichos padecimientos, lo que conocemos como enfermedad mínima residual.

Salud

 Terapia de Infusión reduce complicaciones en manejo de la persona hospitalizada

* La implementación de una clínica de catéteres ha demostrado el control y reducción de complicaciones relacionadas a la Terapia de Infusión.
* Las tasas de bacteriemia (bacterias en la sangre) se han reducido de un 6.1 a un 2.9 de acuerdo a los informes reportados de enero de 2013 a marzo de 2018.

Published

on

Prev1 de 2
Usa las ← → (manitos) para desplazar

Ciudad de México a 21 de junio de 2019

La práctica diaria del profesional de enfermería está relacionada con la Terapia de Infusión, la cual consiste en la administración de sustancias líquidas (utilizadas para la hidratación, la administración de fármacos o nutrición), directamente en una vena a través de una aguja o tubo (catéter), permitiendo el acceso inmediato al torrente sanguíneo. Comparada con otras vías de administración, la vía intravenosa es el medio más rápido para aportar soluciones y fármacos, siendo, además, la única vía de administración para algunos tratamientos, como es el caso de las transfusiones1.

Es por ello, que el uso de la terapia de infusión intravenosa es imprescindible en el manejo de la persona hospitalizada, sobre todo en pacientes críticos, crónicos, oncológicos y/o con cuidados paliativos y cada vez más en el manejo del paciente ambulatorio1.

La Terapia de Infusión Intravenosa representa un importante apoyo durante el proceso asistencial de los pacientes, independientemente de la complejidad del problema de salud. Diferentes publicaciones y otros documentos, revelan que en México entre el 80 y el 95 % de los pacientes hospitalizados reciben tratamiento por vía endovenosa y que en Estados Unidos se colocan anualmente más de 5 millones de catéteres venosos centrales y más de 200 millones de catéteres periféricos2.

Es el procedimiento invasivo utilizado con mayor frecuencia en hospitales, sobre el cual la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, informó la aparición de 250 tipos de diferentes complicaciones relacionadas con la administración de la misma, señalando principalmente infección, oclusión, trombosis, flebitis (inflamación de las venas), extravasación, desplazamiento accidental, múltiples punciones al paciente e incluso punción accidental al profesional de la salud1.

La presencia de dichas complicaciones se debe, fundamentalmente, a la variabilidad en los criterios de indicación, de mantenimiento y sustitución de catéter, medidas de higiene o preparación de la zona de punción, entre otras. Esta variabilidad en la práctica clínica conlleva, además, sufrimiento del paciente, deterioro de su sistema venoso, riesgo de sufrir infecciones locales y sistémicas, así como el incremento de costo tanto para el sistema de salud como para el paciente.

En el marco del 1er Summit Internacional en Accesos Vasculares: Innovación en líneas centrales y seguridad del paciente, organizado por BD para médicos y personal de enfermería de la ciudad de [Monterrey, Guadalajara, Ciudad de México], la Dra. Patricia Volkow, Coordinadora Médica del Equipo de Terapia Intravenosa y Médico Adscrito al Servicio de Infectología en el INCAN, señala que en los procesos de atención médica están presentes factores y elementos que contribuyen a la seguridad del paciente, sin embargo, se han identificado riesgos que propician la ocurrencia de eventos adversos que lo dañan.

Existen herramientas para obtener mejoras en las tasas de infecciones nosocomiales, reducir estancias prolongadas, reducir costos por efectos adversos atribuibles a la terapia intravenosa y en general, mejorar la seguridad del paciente.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, la estrategia de implementación de una clínica de catéteres ha demostrado el control y reducción de complicaciones, ya que a 6 años de trabajo continuo en la vigilancia y registro sistematizado de los dispositivos de acceso vascular o catéteres, las tasas de bacteriemia (bacterias en la sangre ) en las unidades que cuentan con el equipo específico y especializado, se han reducido de un 6.1 a un 2.9, de acuerdo con los informes reportados de enero de 2013 a marzo de 2018 en la plataforma de clínicas de catéteres de la Dirección de Enfermería de la DGCES.

Prev1 de 2
Usa las ← → (manitos) para desplazar

Continue Reading

Salud

Mucha energía y falta de atención no necesariamente es TADH

Published

on

Ciudad de México a 16 de junio de 2019

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Como madre de un niño de escuela primaria, escucho hablar mucho sobre el TDAH, pero ¿qué es exactamente? ¿Cómo se diferencia entre un niño al que le sobra energía y otro que tiene un problema que necesita tratarse? ¿Qué puede poner a un niño en riesgo de tener TDAH?

RESPUESTA:

En los últimos 20 años, la gente se ha vuelto más consciente sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), también conocido por sus siglas inglesas de ADHD, y la cantidad de niños diagnosticados con TDAH también ha aumentado considerablemente. Sin embargo, hay que ser cautelosos para no etiquetar con TDAH a todo niño muy energético ni a los que pueden tener algún problema para enfocar su atención. No existe ninguna prueba capaz de diagnosticar definitivamente el TDAH, pero hay criterios que los proveedores de atención médica pueden aplicar para identificar el trastorno.

El TDAH es una afección crónica que implica problemas de falta de atención o de distracción, hiperactividad y comportamiento impulsivo. Algunas personas emplean libremente el término TDAH con todo niño que tiene problemas para enfocar la atención en alguna cosa por largo rato o muestra alto nivel de actividad durante un período prolongado. No obstante, hay que reconocer que, en ocasiones, la mayoría de las personas sanas no presta atención o actúa de forma hiperactiva o impulsiva.

Por ejemplo, es normal que los preescolares solo puedan enfocar la atención por períodos cortos y que no sean capaces de quedarse pegados a una sola actividad. De hecho, la capacidad de enfocar la atención durante el día puede variar hasta en los niños más grandes y en los adolescentes. Además, los niños pequeños son energéticos por naturaleza y suele quedarles todavía bastante energía mucho tiempo después de que sus padres están agotados, por no mencionar que hay una gran cantidad de niños que simplemente son mucho más activos que otros. Por lo tanto, nunca hay que clasificar a un niño bajo el TDAH solamente porque es diferente a sus hermanos o amigos.

Una distinción fundamental entre los comportamientos infantiles normales y los del TDAH es que los síntomas del TDAH perturban mucho y de forma constante la vida diaria y las relaciones interpersonales. Además, los niños con TDAH no lo presentan solamente en un entorno. Cuando un niño tiene problemas grandes en la escuela, pero está bien en la casa, o al revés, lo que quiera que esté ocurriendo es diferente al TDAH. Otras dos características decisivas del comportamiento del TDAH son que empiezan cuando el niño es pequeño (antes de los 12 años) y duran más de 6 meses.

Los niños con padres o hermanos con TDAH tienden a correr más riesgo de presentar el trastorno que aquellos sin antecedentes familiares y lo mismo ocurre con los niños que sufren enfermedades complejas temprano en la vida. Por ejemplo, los niños nacidos prematuros tienden a presentar el TDAH con mayor frecuencia que otros niños.

Estas son algunas preguntas que deben hacerse cuando se considera la posibilidad de un trastorno por déficit de atención e hiperactividad: ¿Se distrae el niño fácilmente y a menudo? ¿Está siempre en movimiento? ¿No piensa antes de actuar y es a tal punto que su seguridad corre peligro? Pero, la más importante es: ¿Perturban mucho la vida diaria estos problemas de falta de atención, de distracción, de impulsividad y de hiperactividad?

Si la respuesta a estas preguntas es “sí”, entonces viene al caso una evaluación por parte del proveedor principal de atención médica del niño. La evaluación del TDAH en un niño se divide en varios pasos. El primero es realizar un examen médico para descartar otros problemas posibles, como dificultades para oír o ver, y otros trastornos del aprendizaje, del lenguaje o del desarrollo.

El proveedor de atención médica también hablará con el niño y los padres acerca de los síntomas existentes. De igual manera, posiblemente se solicite a otros familiares, maestros, instructores o proveedores de atención médica del niño que llenen algunos cuestionarios sobre los comportamientos que ellos ven con regularidad en el pequeño, porque eso puede pintar un cuadro más completo de la situación general del niño. Con base en la información recopilada, luego se aplican las pautas de la Academia Americana de Pediatría y de la Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos para diagnosticar el TDAH.

Si le preocupa que el comportamiento de su hijo pueda ser una señal del TDAH, haga una cita para que lo evalúen. Cuando se diagnostica TDAH, el tratamiento ayuda a controlar los síntomas y hace más fácil manejar al niño y disfrutar de la vida diaria.

Continue Reading

Salud

El manual del papá saludable

* La rutina sana para papá empieza con una buena nutrición, conoce qué otras recomendaciones ayudan a su bienestar integral.

Published

on

Ciudad de México a 11 de junio de 2019

Mantener un estilo de vida saludable no es exclusivo de las mujeres, los hombres han tomado mucha conciencia sobre su alimentación y demás hábitos para lograr una rutina sana. En especial, quienes son padres, desean practicar con el ejemplo en casa.

Aprovecha este Día del Padre para incorporar sencillos pasos a tu vida diaria y que harán una diferencia en tu bienestar integral. La nutrióloga Ana María González, certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, te da las recomendaciones para ser un papá saludable:

1. Duerme lo suficiente (no más y no menos)

Un hombre saludable debe respetar sus horarios de descanso para rendir y sentirse bien durante el día. La recomendación para un adulto es dormir entre seis y ocho horas.

2. Maneja el estrés (dentro y fuera de casa)

Este es uno de los grandes retos para los hombres hoy en día. Sobre todo, para aquellos que trabajan y son padres de familia. Organizar las actividades en casa y en el trabajo es una solución práctica y muy efectiva. También ayuda mucho hacerse un tiempo para divertirte y relajarte, ya sea en familia, en pareja, con amigos, o simplemente pasando un rato contigo mismo.

3. Come bien (sí, sigues necesitando las frutas y las verduras)

Un hombre saludable cuida lo que come, dándole prioridad a las verduras, las frutas, las carnes magras, los pescados y los cereales integrales. Esto no quiere decir que no puedas darte gusto con algunos antojos de vez en cuando siempre que su consumo sea moderado. Prefiere aquellas opciones de golosinas, postres o bebidas bajas en calorías.

4. Mantente en movimiento (incluso mientras trabajas)

La salud de un hombre está estrechamente relacionada con su actividad física. Por eso, es recomendable hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio cada día. Y si tu trabajo te exige estar sentado mucho tiempo, te hará bien levantarte cada hora para caminar unos minutos y activar tu circulación y tu energía.

5. Tomar agua (sí, sobre todo agua simple)

Mantenerse hidratado es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo y es importante hacerlo de manera constante durante todo el día. La recomendación para un hombre promedio es que tome al menos 2 litros de agua simple al día; si lo deseas puedes además, tomar algunas bebidas saborizadas, preferentemente bajas en calorías o sin azúcar.

6. Mantén tu mente ágil (también necesitas nutrirla y ejercitarla)

Desarrollar la creatividad es una gran forma opción para mantener la mente ágil. Reír y escuchar música con frecuencia ayuda a mantener la mente en buen estado. Algunos alimentos como el chocolate, té verde, frutos rojos o frutos secos ayudan a mantener la salud del cerebro; así que te recomendamos que sean parte de tu alimentación habitual.

Continue Reading

Salud

La diabetes no se cura, se controla, pero puede prevenirse.

* Segunda causa de mortalidad en el estado
* 3 de cada 10 niños tienen obesidad

Published

on

Puebla, Pue. a 10 de junio de 2019

México ocupa el quinto lugar a nivel mundial con personas que padecen diabetes y Puebla el cuarto lugar a nivel nacional, para evitar esta epidemia se necesita un Plan rector de Atención Específica para el paciente con diabetes.

Así lo dio a conocer el Dr. Armando Acevedo Méndez, Traumatólogo ortopedista en pie diabético, quien se hizo acompañar por Marisol Sena Rojas, nutrióloga, Pedro Hernández Martín y Luis Alejandro Solórzano, donde mencionó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) arroja que la diabetes va en aumento de 108 millones en 1980 a 422 millones actualmente.

Dijo que, el 46% de los pacientes no realiza medidas preventivas, registrándose una mortalidad del 92% de incremento por esta causa y sólo el 15% de tendrá en el transcurso de la enfermedad la incidencia de pie diabético.

Al tomar la palabra la nutrióloga Marisol Sena, informó que hay una epidemia declarada por la Secretaría de Salud desde el 2016, enfermedad crónica no transmisible de múltiples causas, donde el 90% de los casos se debe al sobrepeso y obesidad.

Indicó que su diagnóstico tardío y tratamiento inadecuado ocasiona complicaciones de salud graves como afectaciones como infarto y embolia, ceguera, enfermedad renal, pie diabético y amputación de las extremidades inferiores, gastroparesia, disfunción sexual y muerte prematura, siendo la diabetes la segunda causa de mortalidad en México, según datos de INEGI en 2016.

El plan rector consiste en la prevención, es decir, incrementar la actividad física, dieta adecuada, no fumar y reducir el peso, con ello se disminuye el riesgo de desarrollar diabetes entre un 34 y 43%, efecto que puede durar de 10 a 20 años después de concluida la intervención.

La realidad es que 7 de cada 10 adultos mexicanos presentan sobrepeso u obesidad y sólo el 42% consume verduras. Pero el 39.1% tiene un consumo de bebidas azucaradas diariamente.
Aunado a la falta de interés del sector público y la falta de interés del propio paciente, por tener medidas preventivas, que evitarían su agravamiento físico, emocional y económico, y el alto costo en los hospitales por atender cada vez a más pacientes con este problema.

Por lo que esperan que el nuevo gobierno del estado y las autoridades correspondientes, tomen en cuenta estas propuestas para el bienestar de la población, pues señalaron que, en administraciones pasadas, fueron simplemente omisos ante estos temas.

Continue Reading

Tendencias